¿Por qué trabajar en una granja?

Entre quienes ya están en Australia con la Work and Holiday visa y se han enamorado irremediablemente del país, hay una idea que planea siempre por su cabeza: encontrar la mejor forma de alargar su estancia en Australia

Para extender la duración de tu visado, hay diferentes opciones como hacer un curso especializado o de inglés. No obstante, la gran mayoría de los jóvenes que vienen a Australia a vivir una aventura suelen optar por completar 88 días de trabajo en granjas o en áreas regionales durante su primera Work and Holiday Visa con el objetivo de poder renovar la visa y quedarse un segundo año.

¿Cómo funciona el trabajo en granjas?


El trabajo en granjas suele llevarse a cabo en comunidades que normalmente ofrecen comida y alojamiento, aunque puede haber excepciones. La agricultura, la pesca y el sector cárnico son habitualmente los que más oportunidades laborales ofrecen.

Lo habitual es cobrar por semana o cada dos semanas y suelen pagar por hora o en función de la cantidad de fruta o verdura recogida. Eso sí, es complicado conseguir un contrato de más de 3 meses consecutivos, de ahí que lo que se exige para la segunda Work and Holiday visa sean solo 88 días.

Los fines de semana siempre son libres, y tampoco se trabaja cuando llueve o el tiempo no acompaña.

Qué significa realmente trabajar en una granja:

La experiencia de trabajar en una granja es muy subjetiva: para algunos es una gran aventura y para otros la experiencia más agotadora de su vida.

Tampoco es la mejor opción si tu único interés es ganar dinero: muchos Working Hostels tienen precios muy altos.

¿La parte positiva? Conocerás mucha gente de otras partes del mundo y harás grandes amigos en tu misma situación. ¡Y la marcha nocturna en los Working Hostels es única!

Además, completar los 88 días será un gran reto personal y obtener la renovación de tu visado por un año más el mayor de los orgullos.

1

Comienza por la búsqueda de un trabajo.

Encontrar una granja para trabajar no es tan sencillo. Lo ideal es organizarlo con antelación, contactando con otras personas que hayan vivido esta experiencia antes o con alguna organización que se dedique a ello – existen páginas web y grupos en redes sociales especializados en trabajo en granjas que pueden ser de gran ayuda.

2

Confirma los requisitos para la renovación de una segunda Work and Holiday Visa:

Trabajar en una granja implica cumplir las indicaciones impuestas por el Australian Border Government.

Por ello, debes confirmar que la empresa que elijas es apta consultando el Australian Business Register, y que tu trabajo cumple con los requisitos legales.

3

Encuentra un alojamiento cercano:

Asegúrate de que la empresa en la que vas a trabajar es fácilmente accesible y no está demasiado alejada de todo. Comprueba que haya alojamientos cercanos, lee opiniones sobre otras personas que hayan trabajado allí antes que tú o confirma si ofrecen posibilidad de alojamiento propio antes de comprometerte mediante un contrato.

4

¡Disfruta!

El último consejo es que disfrutes. Fúndete con el ambiente, haz nuevos amigos, aprende de aquellos que tienen más experiencia que tú, sumérgete en la auténtica cultura australiana, y demuéstrate a ti mismo que eres capaz de hacer cosas que jamás habías imaginado. En resumen, ¡vive esta parte tan curiosa de la aventura de tu vida en Australia!

Recomendación Go Study: empezar en una ciudad

Cuando nos preguntan por la mejor época para trabajar en granjas, nuestra recomendación es: vete a una ciudad y luego decides si te vas a una granja. ¿Por qué? cuando empiezas una vida en una cultura diferente, las ciudades suelen ofrecer más oportunidades y facilidades. En las ciudades hay más extranjeros como tú, además de locales más que acostumbrados a ayudar a los recién llegados. También puedes refrescar tu inglés con un curso, conseguir tu primer puesto de trabajo y, ya pasados unos meses, con todo lo que ya hayas aprendido, lanzarte a la aventura del trabajo en granja.