Go Study Australia
Aunque no lo creáis, a muchos os conocemos como si fuéramos vuestros padres (y encantados estamos, eh ), y por eso sabemos cuáles son las dudas que os suelen surgir antes de ir a Australia a cumplir la aventura de vuestra vida; también una vez estáis allí. Por eso siempre os resolvemos todas las preguntas que tengáis y os ayudamos en cualquier momento de vuestra experiencia. También publicamos posts como este, para que podáis consultar y resolver las dudas que tengáis de manera más fácil y automática. Esta vez os explicamos cómo ir al médico en Australia, uno de esos grandes interrogantes que a todos los que hemos estado allí nos han aparecido alguna vez y hemos tenido que investigar para resolverlo.  

Tener un seguro médico

Como todos sabéis ya (o deberíais saber, almas de cántaro), para ir a Australia con un visado de estudiante se necesita de manera obligatoria un seguro médico para estudiantes internacionales (OSHC). Si vais a las antípodas con visa de turista o con Work and Holiday, el seguro médico no es obligatorio pero sí absolutamente recomendable. Hablamos de que vais a estar fuera mucho tiempo, que el sistema médico australiano es más parecido al americano que al español y nunca se sabe lo que puede pasar. Lo que siempre aconsejamos es que más vale estar asegurado y prevenido porque de lo contrario, cualquier visita al médico (sin seguro) os podría buscar la ruina. Pero si tenéis la visa de estudiante no hay opción que valga, el seguro médico es obligatorio. Seguramente ya sepáis que los servicios médicos en Australia no son nada baratos. Depende, claro está, del tipo de visita al médico. No es lo mismo ir al médico de cabecera, algo casual, que ir a urgencias y permanecer [email protected] varios días por algún problema que haya surgido. En cualquier caso, la sanidad australiana tiene un coste elevado, por lo que si no tenéis un seguro médico, posiblemente sea inasumible en la mayoría de situaciones. Lo ideal sería que nunca lo necesitéis (toquemos madera), pero alguna vez sí puede ser necesario ir al médico en Australia. No es algo tan difícil como pensáis. De los miles de estudiantes que hemos ayudado a ir a Australia, a quien más y a quien menos le ha tocado pasar por el taller alguna vez. Así que tranquilidad, ir al médico en Australia es muy sencillo y el proceso es una tontería. En Go Study os ayudaremos en lo que haga falta, de hecho. Solo por ser parte de los Go Study Legends (así llamamos a nuestra comunidad de estudiantes en las antípodas), tenéis el honorable derecho de poder ir a nuestras oficinas en Australia y pedir ayuda siempre que lo necesitéis. Como para ir al médico, nos aseguraremos de explicaros al cien por cien lo sencillo que es para que no quede ninguna duda y no tengáis ningún problema por el camino. Entonces, el arte de visitar al médico en Australia no tiene ningún misterio. Tendréis que seguir los siguientes pasos.

1. Activar el seguro médico

Una vez llegáis a Australia, lo primero que tenéis que hacer es pasaros por nuestras oficinas para que os ayudemos a activar el seguro médico. Es muy sencillo y se hace online a través de la página del seguro médico, pero es obligatorio hacer este paso para que os manden vuestra tarjeta del seguro o poder tenerla en formato digital.
Además, activando el seguro tendréis acceso a un portal con usuario y contraseña desde el cual podréis realizar todas las gestiones, reclamaciones y procesos relacionados con el seguro médico.

2. Consultar qué centro médico os corresponde

Después, debéis aseguraros de qué centro médico os toca para poder ir al médico que corresponda. Tendréis que buscar el centro en el buscador online de vuestro seguro médico. En Go Study recomendamos AHM, en cuyo buscador se puede encontrar el centro más cercano adscrito al OSHC, el seguro médico básico para estudiantes internacionales. Así que, para empezar, tendréis que visitar el buscador online del seguro médico y averiguar qué centro os corresponde.  

3. Ir al médico

Una vez averiguado qué centro médico toca, deberéis acercaros a él a pedir cita. Podréis hacerlo por teléfono, en persona o también en los sistemas digitales que posee cada centro médico en cuestión. Una vez tengáis la cita, iréis a la consulta de manera normal. Acordáos de preguntar siempre que vayáis a una consulta cuánto costarán los servicios de los que vais a beneficiaros, pues así luego podréis ahorraros malentendidos inesperados. Para ir al médico tendréis que llevar vuestra tarjeta del seguro médico física o la tarjeta digital junto a un documento de identificacion personal (pasaporte/carnet de conduir).   

4. Pagar y solicitar la devolución

Una vez finalizada la consulta, lo normal es que tengáis que abonar el coste. Pero tranquilidad, el seguro médico os devolverá después la cantidad que corresponda pasadas algunas semanas y realizadas las comprobaciones que tengan que hacer. No existe una regla fija sobre cuánto dinero tiene que devolveros el seguro médico por vuestra consulta. Dependerá del tipo de consulta, del tratamiento realizado y de las condiciones que ofrezca vuestro seguro. Hay que tener en cuenta que el sistema de salud australiano es similar al americano y no hay seguridad social. El estudiante deberá asumir siempre el coste de la consulta y el tratamiento... y nada suele ser completamente gratis. En la mayoría de los centros lo normal es que se pague por la consulta/tratamiento una vez finalizada esta, pero también existen otros centros (los menos) en los que no hay que pagar nada y el propio centro médico lo gestiona directamente con el seguro. En caso de que sí os toque abonar el precio de vuestra consulta, una radiografía o un análisis de sangre, tendréis que pagar la consulta o el tratamiento y luego hacer una reclamación, en la que suelen devolver un tanto por ciento del coste total. 'No worries' porque desde Go Study os ayudaremos a hacer la reclamación y a solicitar la devolución del dinero si correspondiese. Acordáos también de que os tendréis que quedar con la factura/comprobante de pago o recibo que os den en vuestra consulta para poder hacer después la reclamación de lo que ya habéis pagado.  

Es una gestión muy sencilla

Y eso sería todo. Escoger centro, ir al médico, pagar y solicitar la reclamación. Nada más.

En caso de que los que tenéis visa de estudiante (y por tanto seguro médico) tuvierais un accidente o necesitéis una operación, eso lo cubre directamente el seguro. En Australia, solo la noche de hospital cuesta entre 800-1200 dólares australianos, así que en este sentido la cobertura del seguro médico de estudiante ofrece plenas garantías.

Las especialidades médicas (odontología, oftalmología, etc) no las cubre este seguro médico básico.

Ya veis que no tiene ningún misterio. Ir al médico en Australia es de esas cosas que pueden parecernos complicadísimas al principio, pero es muy fácil. Como tantas otras, es una de esas cosas que cuando consigues resolver, te ríes de todos los miedos e inseguridades que antes te habían hecho dudar de ti mismo. En la experiencia de tu vida Australia todo suma para hacer que crezcas personalmente y que la confianza en ti mismo sea tu mejor seña de identidad. Así que ale, a disfrutar Australia estando sanos y salvos.