Go Study Australia

«Mamá, papá, ha llegado la hora de que os lo diga de una vez: me voy a Australia!».

Ojalá fuera siempre taaaaan fácil decir a nuestros padres que hemos decidido irnos a la otra punta del mundo y que nos verán, como mucho, para Navidad y en alguna que otra velada familiar (y gracias). Sus buenas lloreras y enfados les costará saber que nos tendrán lejos durante un tiempo, así que para ayudarte a que les cuentes lo mucho que vas a aprovechar tu aventura en Australia, hemos preparado 7 maneras de convencerles para que te apoyen en esta magnífica aventura.

No pierdas la ocasión de vivir la aventura de tu vida por contárselo mal a tus padres. Así que presta atención!!!

7 razones para convencer a tus padres de que tienes que irte a Australia

1. Lo primero de todo: porque te lo mereces!!

Acabas de graduarte en la universidad, el instituto o lo que sea (a no ser que vengas de Marte, ahí la educación supongo que será diferente) y es tiempo de volar, de que experimentes, de que te conozcas a ti mismo y de que vivas una experiencia que cambiará tu vida; para bien y en todos los sentidos!

Te mereces este año para ti por lo duro que has trabajado y porque si no vives ahora esta aventura, no lo harás nunca. Conocerte mejor a ti mismo, playas increíbles, gente de todo el mundo, fiestas, barbacoas, viajes y nuevas experiencias que no imaginas te están esperando al otro lado del mundo.

2. Viajar te hace mejor persona

¿Alguna vez habías oído esta expresión? Es totalmente cierto que quien ha viajado y visto mundo tiene una visión más global y tolerante de la vida. Australia es mucho más que un viaje, es un punto de inflexión para lo que vendrá después en tu vida.

Conocer nuevas culturas, nuevas lenguas, gastronomía, tradiciones…. Ir a Australia abrirá tu mente y te hará ver el mundo desde una mejor perspectiva. Ganarás confianza en ti mismo, independencia, resolución en tus acciones y de problemas, hasta podrás aprender a cocinar por ti mismo sin tener que depender de tus padres!! El salto como persona que darás será increíble.

Todo eso, claro, tienen que conocerlo tus padres.

3. Ser bilingüe

Ya sabes lo importante que es hablar inglés hoy en día: para el trabajo, para viajar y para todo. Vivir en un país como Australia hará que acabes siendo bilingüe, con las infinitas ventajas que eso conllevará cuando vuelvas a tu país de origen. Se te abrirán un montón de puertas gracias a los idiomas!!

A tus padres les encantará saber que quieres hacerte bilingüe y lo bueno que será eso para tu futuro profesional. Es que lo del inglés se vende solo (😎).

Estudiar un curso de inglés en Australia es la mejor manera para empezar a ser bilingüe, cota que alcanzarás hablando inglés todo el tiempo en tu día a día. Sabemos que es una tentación juntarte con gente de tu mismo país y costumbres (así somos los Spanish, qué le vamos a hacer), pero cuanto más inglés hables, más aprenderás!!!

4. Ser autosuficiente

Australia será una aventura alucinante, pero, como no puede ser de otra manera, tiene unos costes. Si tienes suerte, tus padres podrán ayudarte con los gastos iniciales, pero tienes que saber que una vez estés allí, puedes llegar a ser totalmente autosuficiente en lo económico.

Trabajar en Australia a la vez que estudias es una solución buenísima, pues los sueldos son tan altos que una media jornada (20 horas a la semana) te permite costear tus estudios, tu estancia y vivir de manera bastante cómoda.

Con el visado de estudiante está permitido trabajar esas 20 horas semanales; así que podrás empezar a ganar dinero nada más encuentres tu primer trabajo, para no tener que pedir más dinero a tus padres y empezar a recuperar lo invertido.

Eso si estás con un visado de estudiante, porque si estás con una Work and Holiday podrás trabajar ful time, con el aumento de ingresos que eso supone.

Si optas por trabajar como Au Pair te podrás ahorrar el alojamiento, aunque luego el salario no sea una locura. Muchos programas de este tipo ofrecen tres comidas al día y una paga semanal que te permite sufragar tus gastos.

5. El clima

Cuando el verano acaba en Europa, no hay que venirse abajo pues eso significa que el verano está llegado a Australia. Casi 6 meses de buen tiempo, sol, calor, playas, planes al aire libre y surf. Algunas ciudades como Perth tienen más de 300 días de tiempo soleado al año. ¡Piénsalo, es una locura y un lujazo!

Muchos estudios han demostrado que el clima puede tener un enorme impacto en nuestro comportamiento y nuestro humor. A qué tipo de padres no les gustaría ver a su [email protected] radiante y contento en un lugar con clima idílico…

6. Una buena razón para que hagan un gran viaje

Si tú te vas a Australia, tus padres tendrán que ir a verte en algún momento. Vamos, digo yo (a ver qué tipo de padres tienes). Solo con que les digas que podréis pasar las próximas Navidades juntos en bañador, la playa y a 35 grados, seguro que se les hace la boca agua.

Gracias a que tú estés en Australia, tus padres podrán visitar lugares tan idílicos como Sydney, la Gran Barrera de Coral, el desierto australiano, Melbourne… No podrán decirte que no a esa oferta.

7. Tienes el apoyo de Go Study Australia de principio a fin

Esto puede ser muy, muy importante para tus padres. Seguro que ellos se quedan más tranquilos sabiendo que una organización experta, con más de 13 años de experincia y oficinas físicas tanto en España (o Latinoamérica) como en Australia, te ayuda durante toda tu estancia.

Tus padres no tendrán nada de lo que preocuparse. Nuestro equipo te ayudará de principio a fin con todo: visado, estudios, trabajo, impuestos, eventos para que conozcas gente, vida en Australia… con todo! Si hasta vamos al médico con vosotros si hiciera falta!

Si quieres saber más sobre cómo puede ayudarte Go Study Australia a poner en marcha tu aventura, no dudes en contactarnos cuanto antes!!