Uno de los primeros pasos necesarios para encontrar un trabajo es adaptar tu curriculum vitae al modelo australiano. Puede parecer algo fácil pero, si nunca has preparado una “hoja de vida” (este es el término utilizado para describir el CV en Australia) o si no tienes un buen nivel de inglés, puede resultarte lioso.

Y si tu nivel de inglés no es demasiado alto, no te preocupes. Desde el momento en el que pongas un pie en Australia, te ayudaremos desde nuestras oficinas de Go Study a preparar tu CV, buscar contactos e informarte sobre diferentes webs donde encontrar ofertas de trabajo. ¡Descubre los servicios que te esperan en nuestras oficinas de Australia!

Cómo escribir un CV efectivo para Australia

El currículum vitae para Australia es un poco diferente al que se utiliza en España. Vamos a empezar con algunos consejos que debes tener en cuenta:

  • Evita el modello “Europass” o similares, , existen  numerosas plantillas en línea que puedes personalizar para que tu CV sea único.
  • Usa tipografías sencillas (Arial, Calibri, Trebuchet, Times New Roman, etc.) para que sea fácilmente legible.
  • Guarda tu CV en formatos estándar, como archivos .doc o .pdf, para que aquellos que lo reciban no tengan problemas para abrirlo.

El CV para Australia debe ser conciso, claro y muy pragmático

Recuerda: las empresas reciben una gran cantidad de solicitudes, así que trata de resaltar tus principales habilidades, estudios y experiencia.

En primer lugar, debes resaltar la información de contacto o los “datos personales”: nombre y apellidos, dirección (usa una australiana, de lo contrario no te llamarán), número de teléfono (hazte con una SIM australiana e indica tu número australiano) y dirección de correo electrónico válida (evita correos electrónicos muy largos o que puedan resultar complicados).

Además, es esencial redactar un documento que no sea demasiado largo. Un currículum debe tener un máximo de dos páginas, así que evita extenderte y no entres en detalles innecesarios. Intenta resumir tus experiencias de trabajo y estudio, así como tus habilidades y objetivos en el menos espacio posible.

Otra recomendación es dividir el CV en secciones y hacerlo esquemático

  • Perfil: resume en pocas líneas tu perfil profesional y las habilidades que has adquirido en el mundo laboral. Haz hincapié en tus habilidades clave, es decir, todas esas aptitudes que has desarrollado y que pueden distinguirte de otros posibles candidatos. Intenta personalizarlo según la posición que solicites.
  • Experiencia laboral: cuenta de forma clara y concisa tus experiencias laborales anteriores, incluso las ocasionales. Es importante no dejar huecos de tiempo demasiado grandes, ya que podrían generar desconfianza en el recruiter. Hazlo en sentido cronológico, empezando por las experiencias más recientes. Debes especificar la compañía para la que has trabajado, el año, el lugar y tus obligaciones en cada puesto. También puedes indicar los objetivos que has logrado en cada trabajo.
  • Experiencia educativa: continúa con tu trayectoria educativa, hablando de tus estudios y las escuelas en las que los has cursado, así como los diplomas, títulos y certificaciones obtenidas.
  • Capacidades y habilidades:  primero de todo, será importante que destaques tu nivel del idioma. Tener un buen nivel de inglés es esencial, pero el conocimiento de otros idiomas extranjeros puede ser también una ventaja. Los idiomas entran en las denominadas “hard skills” que pueden aprenderse a través del estudio y/o trabajo en un sector en particular. Es el caso del dominio de un software o plataforma específica, la capacidad de usar una máquina concreta, habilidades de cálculo o administración, etc. También puedes enumerar tus “soft skills”  (habilidades interpersonales o sociales) o aquellas habilidades transversales útiles en cualquier sector de trabajo. Por ejemplo, la capacidad de comunicarse o escuchar, saber cómo manejar el estrés, habilidades de organización, administración de prioridades, cumplir con los plazos, saber cómo trabajar en equipo o administrar un grupo de trabajo, etc.
  • Objetivos:  puede completar el CV añadiendo tus objetivos profesionales: qué trayectoria te gustaría seguir, a qué trabajo aspiras…
  • Intereses personales:  también puedes agregar una sección sobre “intereses” para dar una idea de tu personalidad. Intenta incluir aspectos que estén en línea con el trabajo que estás buscando.
  • Referencias:  en el mundo anglosajón, las referencias son muy importantes, sea cual sea el trabajo que estas buscando. Precisamente por esta razón, al final del CV, es bueno indicar a los ex compañeros de trabajo o jefes que pueden proporcionar detalles sobre tu forma de trabajar. Si no tienes a quien poner, puedes indicar a un amigo o conocido con el que has estado trabajando en Australia por un tiempo o a alguien con quien has asistido a un curso.

DESCARGA NUESTRAS PLANTILLAS

Como ya te hemos contado, es bueno personalizar el CV según el tipo de trabajo y/o sector en el que estés buscando trabajo. Si buscas un trabajo “informal”, mostrar un perfil demasiado cualificado podría tener un efecto negativo. Igualmente, indicar todo los trabajos realizados puede ser contraproducente si uno aspira a una profesión cualificada.

¡Por ello hemos preparado 4 plantillas diferentes para que hacer el CV perfecto en Australia sea mucho más sencillo! Si te interesa, rellena el formulario y te enviaremos tu plantilla favorita por correo electrónico.

¡En este punto, solo nos queda desearte buena suerte! 😉

DESCARGAR PLANTILLAS